Home

A: A ver, los seres humanos, ¿somos animales o no somos animales?

B: ¿Qué pregunta es esa? Claro que no. Dios nos creó a su imagen y semejanza para gobernar el mundo natural: no formamos parte de él, estamos por encima de él.

A: ¿Eso no es pasarse un poco?

B: Desde un punta de vista biológico, supongo que sí. Pero tienes que entender que somos mejores que un árbol, que un ciervo o que un liquen. Dónde va a parar.

A: ¿Y por qué mejores?

B: ¿El hecho de que podamos tener esta conversación no te parece motivo suficiente? ¿Te imaginas a dos perros hablando de esto? Nosotros tenemos alma, llámalo conciencia del ser si te quieres poner científico, pero  es más de lo que tiene cualquier otra criatura.

A: ¿Y el sexo?

B: ¿Qué pasa con el sexo?

A: Los animales tienen sexo para reproducirse, ¿no?

B: Bueno, salvando las distancias. Los animales no tienen sexo. Copulan. La perpetuación de la especie es un instinto muy bajo, muy poco romántico, pero muy poderoso.

A: Ya. ¿Y entonces es por eso que no puedo usar anticonceptivos, para respetar el orden natural?

B: Es una forma un poco cruda de verlo, pero sí. Si usas un anticonceptivo estás negando la posiblidad de ser a otro ser humano y estás interfiriendo de un modo tangencial con el poder divino de crear vida.

A: Ya. O sea que el sexo, la sexualidad, tiene que estar reducido a la reproducción. ¿Eso no es acercarnos a los animales y alejarnos de lo que nos convierte en especiales?

B: A ver, hijo… Partiendo de la base de que el sexo es parte inherente e indivisible de la intimidad del matrimonio, que es una institución, un compromiso moral, ético, amoroso y vital entre un hombre y una mujer, no hay nada de animal en tener sexo. Otra cosa es que por tener sexo creas que te vas a convertir en alguien más especial, y ese pensamiento es probablemente el umbral del vicio y del pecado. Las reservas de la Iglesia con el sexo no son casualidad.

A: Ya veo. Y otra pregunta: ¿el matrimonio es sólo entre un hombre y una mujer?

B: Sí.

A: ¿Por qué?

B: Aparte de que lo natural es que el hombre esté con la mujer, el matrimonio es una institución religiosa que está definida como la unión de un hombre y una mujer. Es cuestión de nomenclatura, si quieres.

A: Cuando dice que lo natural es que el hombre esté con la mujer, ¿a qué se refiere?

B: Pues creo que está bastante claro.

A: O sea que el amor entre los seres humanos tiene que ser exclusivamente entre un hombre y una mujer.

B: Yo no estoy hablando de amor, tramposillo. Sólo digo que el matrimonio tiene limitaciones.

A: Ya. ¿Y por qué eso es lo natural?

B: Por que reponde al principio básico de la procreación. Dos hombres juntos o dos mujeres juntas no pueden crear vida.

A: ¿O sea que el valor de una relación entre dos personas se mide por la capacidad de crear vida, independientemente de sus cualidades humanas o sus aptitudes para hacerse cargo de esa vida? ¿No es un criterio un poco laxo?

B: A ver hijo, yo tengo muchas cosas que hacer, si has venido a buscar polémica conmigo no la vas a encontrar…

A: No, si yo es que soy muy preguntón. O sea que yo soy MEJOR que un animal siempre que limite mi sexualidad a la reproducción con una mujer, porque eso es lo natural, lo que permite la procreación. Pues permítame que le diga, pero no entiendo entonces como comportándome como un animal voy a ser MEJOR que un animal. ¿Y qué le parece que dos hombres adopten a un niño?

B: No sé a qué viene esta pregunta. Qué me va a parecer, una tristeza.

A: ¿Y eso?

B: Porque eso es programar un huérfano de madre, para empezar. Lo natural es que un niño tenga un padre y una madre.

A: Pero sigo sin entender. Si somos mejores que los animales, más especiales, con alma, con conciencia del ser, etcétera, la decisión sobre nuestra capacidad de ser padres, de dar amor a un hijo, ¿no debería trascender el hecho de haberlo creado o no biológicamente? Es decir, ¿yo soy sistemáticamente peor padre porque el niño no es biológicamente de mi pareja y mío? Porque ese argumento, por extensión, asume que todos los hijos han sido traídos al mundo por padres capaces y válidos, y permítame que le diga…

B: A ver hijo, yo me tengo que marchar… Ya si eso otro día…

A: Una última cosita, hombre, no se me ofenda. Cuando hablan del bienestar de los niños… Bueno, no, antes de todo un ejemplo: una empresa tabacalera. Tenemos una institución que produce cigarrillos y que durante décadas promueve la imagen de que los cigarrillos son salud y que te convierten en alguien socialmente más interesante. Y un día a alguien le da por preguntar y se descubre que los cigarrillos contienen un montón de porquerías que están matando gente. Y la empresa tabacalera esconde las pruebas y niega todo conocimiento al respecto. Años más tarde se demuestra que no sólo lo sabían, sino que cometieron un delito de fraude y de atentado contra la salud pública. ¿Qué autoridad cree que tiene la empresa tabacalera ahora para hablar de salud y de lo que te hace socialmente mejor?

B: Pues bastante poca, hijo, bastante poca…

A: Vale, pues ahora me hace usted el favor de cambiar “Empresa tabacalera” por “Iglesia católica” y “producir cigarrillos” por “abusar de niños”. La parte de negar falsamente todo conocimiento al respecto la puede dejar igual. Y ahora me dice usted con qué autoridad se ponen a juzgar el bienestar de un niño cualquiera sin que se le caiga la cara de vergüenza. Y con esto todavía calentito, entonces me habla de su autoridad para juzgar el valor de una relación entre dos personas y del nombre que hay que ponerle. Me habla, si quiere, de su autoridad para juzgar cualquier cosa, y entonces yo me reiré en su cara, la pellizcaré la mejilla con la misma altanería con la que le hablan a todo el mundo y le diré que maldita la hora en la que a cualquiera de los suyos le pusieron un micrófono delante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s